La aviación en el AMBA, una convivencia posible. La aviación ejecutiva, general, junto a los talleres y una decisión parcial.

Hace escasas horas se firmó la Decisión Administrativa N° 810/2020 emanada de la Jefatura de Gabinete de la Nación la cual en su artículo 1 inc 4 excepciona del aislamiento preventivo social y obligatorio a parte de la actividad aeronáutica, más precisamente aquella relacionada con el entrenamiento de pilotos, desarrollada a través de vuelos privados, en aeroclubes y en escuelas de vuelo, con la finalidad de sostener los estándares de instrucción y de seguridad operacional; con un máximo de DOS (2) personas por aeronave, las cuales deberán usar tapabocas y mantener la debida distancia entre ellas, con el fin de minimizar los riesgos de contagio.

Sin perjuicio de que la redacción de la norma exige mayor claridad por parte de la Autoridad Aeronáutica a los fines de evitar erróneas interpretaciones, es un avance dentro de la nula actividad que tenía lugar desde el día 16 de marzo pasado. En este marco la excepción otorgada no aplica a la región geográfica denominada AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) lo cual deja afuera erróneamente una gran parte de la aviación civil nacional e internacional, tanto a nivel de escuelas de vuelo basadas en Moron, como a la aviación ejecutiva que principalmente opera desde el Aeropuerto Internacional de San Fernando y los talleres aeronáuticos localizados en la región mencionada.

La discriminación de no autorizar la actividad de la aviación general, ejecutiva y talleres en el AMBA carece de sustento factico si lo comparamos con las excepciones otorgadas a muchas otras actividades que han tenido lugar en la región geográfica mencionada en los últimos días y que además provoca el aumento del transporte público de pasajeros y la circulación de personas.
Desde el comienzo del aislamiento preventivo, social y obligatorio se han realizado números vuelos humanitarios, sanitarios y de repatriación mediante el empleo de la aviación ejecutiva y general, sin al presente tener lugar contagios o tener conocimiento dela existencia de casos en los tripulantes a bordo de las aeronaves que los efectuaron o en los hangares que operaron, ello dado los estrictos protocolos sanitarios adoptados para la actividad.

No nos podemos olvidar que la aviación ejecutiva da trabajo a muchas familias argentinas, pilotos, mecánicos, técnicos, personal de rampa y administrativo, y lo mismo puede mencionarse respecto de los talleres aeronáuticos de reparación. Ninguno de ellos, al igual que las escuelas de vuelo que forman a los pilotos, recibe apoyo del Estado.

En países como Estados Unidos de América, Europa o Canadá, donde la Aviación es una política de Estado a largo plazo, la aviación general y ejecutiva aporta hasta USD 900 billones de dólares a la economía lo que representa el 9% del PBI de Estados Unidos de América, y ello gracias a las medidas de fomento que el estado norteamericano ha adoptado en materia impositiva(Tax Cuts and Jobs Act, TCJA) , laboral, industrial y de defensa del consumidor. (https://nbaa.org/advocacy/legislative-and-regulatory-issues/business-aviation-essential-to-local-economies-and-national-interest/business-aviation-a-vital-part-of-americas-economy-and-transportation-system/).

Ante este escenario no resulta sostenible la discriminación entre zona geográfica en una actividad esencial de por si desarrollada en ámbitos abiertos, donde se pueden aplicar protocolos como los que han sido elaborados desde el CONAV y que son mucho más estrictos que los indicados por la autoridad sanitaria, y que los vuelos humanitarios y sanitarios desarrollados en los últimos meses a bordo de aeronaves ejecutivas dan cuenta de ello.

La distancia en un avión no es menor a la que existe entre una persona y el cajero de un supermercado o una feria barrial cuando abona su compra, o la distancia que actualmente existe en el transporte público de pasajeros que no es la que existía hace unas semanas por el aumento notorio de la circulación de personas. Esta discriminación geográfica en una actividad como la aviación no se compadece con un tratamiento igualitario ante la ley como lo exige el artículo 16 de la Constitución Nacional.

Es por ello que se exige una revisión urgente a la limitación geográfica adoptada en la Decisión Administrativa 810/2020 respecto de la actividad aeronáutica, que permita contemplar como actividad esencial a la aviación ejecutiva, los talleres aeronáuticos de reparación y la instrucción aeronáutica en las escuelas de vuelo de Morón, con un sistema de turnos y con la estricta implementación de los protocolos sanitarios ya elaborados y que han resultado aprobados y aconsejados por la Sociedad Argentina de Medicina Aeroespacial, de la misma manera que otras actividades con mucho mas contacto directo han sido autorizadas.

Dr. Horacio Martín PRATTO CHIARELLA
Abogado-Analista en Transporte Aéreo
Secretario del CONAV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *